¿Durante el lifting se estira solamente la piel?

No basta estirar la piel para eliminar las arrugas: se necesita que lo que está por debajo, grasa, músculos, etc. mantenga la forma, y para eso es necesario tensar una estructura muy fina, algo así como una malla, denominada SMAS (sistema músculo aponeurótico superficial). La piel se despega y levanta acompañada de una capa de grasa por la que van los vasos que alimentan el colgajo. Esta delicada circulación se ve comprometida en el caso de fumadores, diabéticos, arterioscleróticos, etc. lo que obliga a tener una serie de precauciones especiales y limitaciones en este tipo de pacientes.

 ¿Existe algún lifting sin cirugía?

Las arrugas tienen costumbres fijas, se instalan como inquilinas no invitadas en el contorno de los ojos, en la frente, en el cuello, en los labios… y para desalojarlas se inventaron masajes, drogas y cremas. Pero nada detiene la evolución del tiempo y lo único que puede realmente estirar la piel y retirar el exceso, es la cirugía.

¿Hay diferentes tipos de lifting?

Como la finalidad principal del lifting es el tratamiento de la flacidez de la piel y de los tejidos profundos (grasa y músculo), se han ideado diferentes variedades de estiramientos aplicables a las diferentes alteraciones.

Minilifting: necesita un despegamiento mínimo en la región preauricular de la cara y del cuello. Normalmente se utiliza en personas que presentan arrugas leves o pequeña flacidez a nivel del cuello.

Lifting Temporal: se emplea para elevar las cejas y para disminuir las arrugas en la parte superior y externa del ojo.

Lifting Frotal:
sirve para tratar las arrugas de la frente y del entrecejo, o aumentar la altura de la frente.

Lifting Endoscópico: se usa para tratar la región temporal y frontal, y ayuda a disminuir al máximo las cicatrices.

Lifting Cervical: se indica para los casos en que se necesita únicamente tratar el cuello.

Lifting Cérvico Facial: el lifting parcial puede tener utilidad en personas jóvenes. Pero en realidad, el Lifting cérvico facial, que actúa al mismo tiempo y de forma armoniosa sobre las diferentes partes del rostro, es sin duda el más eficaz.

El lifting normalmente se acompaña de Blefaroplastía (para el tratamiento del exceso de piel y bolsas de los párpados), pudiendo también ser realizada Lipoescultura de los acúmulos localizados de grasa.

 ¿A qué edad habría que empezar a operarse?

Para comenzar a operarse la edad ideal es entre los 40 y 45 años, pero incluso puede ser más ventajoso adelantar cirugías de menor envergadura para ir solucionando los problemas a medida que aparecen. El límite de edad lo da el estado del paciente.

¿Qué pasa con las cicatrices?

Una de las mayores preocupaciones del cirujano plástico es que las cicatrices no sean visibles. En el lifting tradicional las cicatrices se colocan de tal forma que resulta difícil para el profano descubrirlas, ocultándose en el interior del pelo y en los pliegues por delante y detrás de la oreja.

En ocasiones, cuando el exceso de piel es muy importante y para evitar grandes desplazamientos de las líneas de inserción del pelo, es necesario que éstas se hagan justo por delante del nacimiento del mismo.

Con la utilización de la endoscopia se resolvieron gran parte de los problemas que provocaban las grandes cicatrices, en especial la coronal (de oreja a oreja) empleada en el lifting frontal.

Aunque las cicatrices también dependen de la buena calidad de cicatrización del paciente, son, sin duda, la firma del cirujano.

¿Cómo es la anestesia?

Normalmente se utiliza anestesia local con sedación, aunque también se puede hacer con anestesia general. Ambos tipos de anestesia se acompañan de infiltración de solución de xilocaina (anestésico local) con adrenalina.

La adrenalina, a bajísimas concentraciones, disminuye el sangramiento y evita tener que bajar la tensión durante la cirugía (hipotensión controlada) técnica ésta última que aumenta considerablemente el riesgo quirúrgico.

Hechas todas las pruebas habituales para descartar cualquier patología, el tipo de anestesia es una decisión a tomar entre paciente, cirujano y anestesista. Factores como el estado, la edad y el psiquismo del paciente, el tiempo previsto de cirugía y las preferencias de cada uno, determinaran la elección.

¿Cuánto dura la operación?

El tiempo quirúrgico varía entre dos y cinco horas, dependiendo de la cantidad de procedimientos que se realicen el la misma operación. Es importante recordar que el tipo de anestesia es siempre más superficial que la empleada en las cirugías habituales, pues aquí se trata sólo con estructuras externas que gracias a la infiltración de xilocaína están anestesiadas.

Según el tipo de lifting realizado, el tiempo de hospitalización suele ser de 24 a 48 horas.

 ¿Cuánto dura el post operatorio?

El tiempo de recuperación oscila, según la respuesta de cada paciente, entre quince y veinte días, aunque a partir de una semana puede comenzar a hacer una vida normal con restricciones mínimas. La inflamación de todo el rostro, la insensibilidad, y las leves equimosis (moratones) son normales y desaparecen progresivamente Los cuidados pre y post operatorios varían considerablemente según cada cirujano y son de suma importancia para obtener el mejor resultado. El resultado definitivo se evalúa a partir del segundo mes.

¿Puede haber complicaciones?

Las posibles complicaciones, en manos expertas son escasas, y en su mayoría transitorias. Pueden aparecer, hematomas, seromas, defectos en la cicatrización, lesiones cutáneas, pérdidas de pelo a nivel de la cicatriz del cuero cabelludo, que son factibles de corrección en el postoperatorio inmediato o tardío. Las alteraciones en la movilidad de las cejas y de los labios son excepcionales y normalmente transitorias.

 ¿Cambia la fisonomía?

El lifting facial aporta al paciente una apariencia más joven (10 años aproximadamente) sin cambiar, necesariamente, ningún rasgo de la fisonomía. Es decir, el resultado ha de ser natural de forma que, quien lo vea, no reconozca el paso por la cirugía.