En qué consiste

El levantamiento de brazo ha tomado importancia debido al incremento de diferentes cirugías o dietas de reducción de peso, que permiten perder muchos kilos, pero dejan como secuela los molestos colgajos de piel.

La braquioplastía es una intervención quirúrgica que permite quitar esos excesos de piel caída y eliminar la flacidez, producida tanto por haber adelgazado mucho, como por el envejecimiento natural. Así se redefine la forma del brazo en la región de arriba del codo.

Si el exceso de piel no es demasiado, se puede practicar un minilifting de brazos: consiste en una incisión más pequeña que se realiza en la axila y es menos visible.

¿Para quién es?

Es una cirugía básicamente femenina, pero también hay hombres que se la realizan. Si el paciente tiene también un exceso de grasa en los brazos, el cirujano puede optar por combinar la braquioplastía con la liposucción y se conseguirá un resultado óptimo.

Beneficios estéticos y funcionales

La braquioplastía de brazos puede brindar beneficios no solo estéticos, sino también funcionales. En el exceso de piel caída se forman pliegues que pueden ser sensibles a sarpullidos e irritación, además de ser incómodos y antiestéticos.

¿Cómo es la cirugía?

La intervención quirúrgica es sencilla. Se aplica anestesia general y se realiza una incisión en la parte superior del brazo, siempre en la cara interna. La forma y ubicación de la incisión varía según cantidad de piel que se debe extraer.

En los casos más complejos, es posible que el corte se extienda desde la axila hasta el codo y sobre el lado del brazo que está junto al cuerpo. El cirujano hará la incisión curva o en forma de Z, para que la cicatriz no se vea.

Luego de succionar la grasa, se tensará la piel del brazo y se eliminará el exceso de piel de la parte superior. Se cierra con puntos de sutura.

Al finalizar la operación, se colocan vendas elásticas en los brazos y se administran medicamentos para evitar dolores.

Cuidados pre-quirúrgicos

Se solicitarán exámenes de rutina recientes, se evita el consumo de medicamentos a base de ácido acetilsalicílico (Aspirina, Doril, AAS) y no se debe fumar ni consumir alcohol, al menos 15 días antes de la cirugía. Quizá el cirujano sugiera otros cuidados específicos.

Riesgos

El Lifting de brazos tiene pocos riesgos. Aun así, es necesario advertir que los más habituales suelen ser la acumulación de líquidos bajo la piel, la mala cicatrización, infecciones, heridas abiertas, adormecimiento prolongado del antebrazo y dolores temporales.