La verdad es que la nariz termina de crecer entre la mitad y los últimos años de la adolescencia. Es por eso que los cirujanos recomiendan posponer la operación de rinoplastia hasta alrededor de los 16 años, ya que si se realizara una cirugía de nariz antes de que esta se desarrolle por completo puede significar que los efectos de la rinoplastia se reviertan debido al futuro crecimiento.

Aunque la nariz no crezca a partir de cierto punto, los cambios en la cara y en la piel con el paso del tiempo pueden llevar a cambios en la nariz. Con los años, los efectos de la gravedad pueden hacer que la nariz se vea más larga y puede llevar a una punta caída. Mientras que la piel envejezca, la pérdida de colágeno también puede hacer que la nariz sea más caída. Por este motivo, algunas personas descubren que se ven algunos años más jóvenes tras la rinoplastia, especialmente si la cirugía ajustó la punta nasal.