1. La liposucción dura para toda la vida

Verdadero

Sí, si se siguen unas determinadas pautas de alimentación saludable y ejercicio que permitan que la grasa que se ha eliminado no vuelva a aparecer. La liposucción elimina la grasa en las zonas en las que dieta y ejercicio no habían podido llegar en un principio, por lo que si nos acomodamos y no nos esforzamos en que el tejido adiposo vuelva a aumentar su volumen, se generarán nuevos depósitos lípidos.

No existe un efecto rebote en sí. Simplemente, si el paciente se cuida, la grasa eliminada no vuelve a aparecer.

2. La liposucción es un método para la pérdida de peso

Falso

No lo es. La liposucción es un método para la pérdida de grasa, no para la pérdida de peso. En pacientes cuyo IMC les sitúa en situaciones de obesidad o sobrepeso, la liposucción no tiene un efecto adelgazante. En esos casos se debe acudir a métodos drásticos para el adelgazamiento como el balón gástrico, la manga, el método POSE y en casos más extremos el bypass.

3. La absorción de grasa un procedimiento complicado y peligroso

Falso

La liposucción, al igual que todas las cirugías, puede tener complicaciones si no se eligen centros y cirujanos de calidad que aseguren que el proceso va a ser completamente seguro e inocuo, pero es una intervención sencilla y rápida.

Tenemos que tener en cuenta además en este punto que las expectativas que tenemos tienen que corresponderse en el mayor grado posible con la realidad que nos presente el doctor. No podemos exigir más de lo que nuestro cuerpo puede tolerar. Eliminar un mayor porcentaje de grasa que el recomendado para nuestras propias características físicas, sí que podría presentar un peligro real en el proceso quirúrgico.

4. Con la liposucción se elimina la celulitis

Falso

Aunque puede mejorar la textura de la piel al eliminar parte del tejido adiposo, la liposucción no acaba con la celulitis, puesto que esta es el resultado de la simbiosis entre pequeños cúmulos grasos y el tejido conectivo, por lo que se encuentra adosada en el cuerpo a un nivel más profundo que la grasa que se elimina con la celulitis.

Para borrar la piel de naranja de nuestro cuerpo, se debe recurrir a otro tipo de métodos, como la mesoterapia.

5. Los resultados definitivos son visibles enseguida

Falso

Al igual que el periodo de recuperación, la visibilidad de los resultados definitivos del tratamiento requiere su tiempo. Días después de la intervención, la zona se encuentra ligeramente hinchada y amoratada.

Después de realizarse el tratamiento hay que colocarse una faja que permite recolocar la piel en su lugar, además de asistir a sesiones de masajes linfáticos para acabar de rematar los resultados de pérdida de volumen corporal. El fin de realizar estos dos pasos es facilitar la reacomodación de los tejidos a su nueva posición y la derivación correcta de los líquidos que se hayan acumulado por la intervención al sistema linfático.

Pese a que el proceso de recuperación es realmente básico, es muy importante que el paciente tenga en cuenta los dos preceptos anteriores en su proceso de recuperación, ya que una faja mal ajustada o una técnica de drenaje inadecuada pueden dar al traste con los resultados, produciendo irregularidades en los tejidos, flacidez e incluso fibrosis.

6. La liposucción también se puede realizar en verano

Verdadero

Existe la creencia popular de que las cirugías estéticas no son recomendables para ser realizadas en verano, pero en realidad someterse a una liposucción durante la época estival puede resultar muy beneficioso para los pacientes.

El motivo principal es puramente logístico: el periodo de recuperación se puede compaginar con las vacaciones laborales, lo cual facilita mucho la posterior incorporación al trabajo ya que el paciente suele disponer de más días para descansar, sumados a los de la pertinente baja médica.