BRAQUIPLASTIA

Los pacientes con una deformidad de contorno de los brazos, pueden ser candidatos a una liposucción o una braquiplastía, dependiendo de las características de cada paciente.


El candidato para este procedimiento es el paciente con flacidez y exceso significativo de piel, así como, elasticidad pobre de la piel de esta zona. Dependiendo del grado de flacidez y exceso de piel, será el tipo de técnica a utilizar, con incisiones más o menos limitadas, ya que  con un mínimo exceso podrán mejorar con una braquiplastía modificada en la cual las incisiones son más cortas y más fáciles de disimular, como pueden ser los pliegues axilares, con incisiones transversas.

No es recomendable el procedimiento quirúrgico en pacientes que presenten problemas vasculares y/o neurológicos de las extremidades superiores y disección axilar previa de nódulos linfáticos con linfedema intratable.

Posterior a la intervención quirúrgica  se indica el uso de prendas de compresión por 3 a 4 semanas, tanto si se realizó liposucción o resección de piel,  pudiendo regresar a sus actividades normales a los 15 días. Recomendando a la paciente limitación del movimiento de los brazos.