• Los factores que desencadenan la aparición del surco nasogeniano son varios, comenzando por la gesticulación y la acción de la gravedad, pero sin olvidar el componente genético, como la forma de la cara y la mandíbula.
  • El surco nasogeniano es popularmente conocido como la ‘arruga de la risa’.
  • Las arrugas que conforman el surco nasogeniano comienzan a formarse a una edad temprana, pero únicamente son visibles cuando se sonreí, desapareciendo cuando no se hace. Será llegando a la edad adulta cuando estas líneas de expresión se comiencen a visualizar también cuando no se está riendo.
  • Una forma de prevenir el surco nasogeniano es dormir siempre boca arriba, ya que apoyar las mejillas contra la almohada durante años acelera considerablemente su aparición.
  • Cuando las arrugas que forman el surco nasogeniano son muy profundas, las cremas antiarrugas ya no serán de gran utilidad, por lo que se tendrá que recurrir a un relleno de las mismas mediante algún producto químico como el ácido hialurónico.
  • Desmaquillarse la piel al final del día es también muy importante a la hora de prevenir las arrugas y, por ende, la aparición del surco nasogeniano. Además de que mediante este ritual se conseguirá que el rostro y los poros faciales respiren cada noche, además de mantenerse limpios.
  • En la actualidad, todos los rellenos que se utilizan para eliminar el surco nasogeniano son biocompatibles y reabsorbibles. Estas características reducen los efectos secundarios de su utilización, pero a su vez llevan implícito el inconveniente de que éste no se trata de un tratamiento definitivo y ha de realizarse, por lo tanto, de manera periódica conforme el producto va siendo degradado por el organismo.