Muchos mitos existen en torno a la  cirugía de aumento de senos. En el siguiente artículo hablaré de alguno de ellos, espero te sirvan para despejar algunas dudas y si conoces algún otro, anímate a compartirlos enlos comentarios del post.

1- Es necesario utilizar un corpiño post-operatorio (por lo menos un mes)

Generalmente se recomienda usar corpiños deportivos sin aros. Igualmente, es conveniente consultarlo con el cirujano ya que, en algunos casos, y según la evolución de cada paciente, puede indicarse un cambio de corpiño o, incluso, retirarlo. En mi caso use un corpiño marca “Aretha”, como el que pongo en la imagen a continuación. Como verán se prende por delante. Lo use ni bien salí de la operación por 15 días luego tuve problemas con los puntos y el cirujano recomendó que usara corpiños comunes. Si bien debe ajustarte, procura que no te quede demasiado ajustado al punto de marcarte la piel.

2- Los implantes dificultan el amamantamiento

Esto no es así, excepto que en la operación se lesionen los conductos mamarios que desembocan en el pezón. Sin embargo, esto no tiene porqué ocurrir y la lactancia debe ser normal.

3- El post operatorio siempre es doloroso

Es distinto según como haya sido la introducción de la prótesis durante la intervención. Si el implante es subglandular o subfacial las molestias deberían ser escasas. En tanto, si la prótesis es submuscular el postoperatorio puede resultar más doloroso. Pero también dependerá del umbral de dolor de cada paciente. En mi caso el “dolor” fueron los primeros dos días, luego seguí con algunas molestias pero no dolor.

4- Las prótesis pueden resultar perjudiciales para la salud

Hasta el momento no se comprobó que los implantes mamarios produzcan un riesgo para la salud. Obviamente , es fundamental el control periódico con el  profesional que hizo la operación para un correcto seguimiento. Otro falso mito que  se  ha demostrado es que no hay relación entre el aumento del tamaño de las mamas con implantes y la aparición o desarrollo de cáncer.

5- Se debe cambiar la prótesis a los 10 años

Las prótesis son para toda la vida. Sólo deben cambiarse en caso de rotura, fuga o excesivo desgaste. Es recomendable el seguimiento y estudio anual a partir de los 10 años de colocadas.

6- Los implante son muy frágiles y se rompen con facilidad

Es verdad que hay veces que el implante puede romperse, pero esto se debe a un defecto de fabricación de aquel implante en concreto, y no es algo general. Una prótesis mamaria es muy resistente.

7- Las personas pueden ser alérgicas a la prótesis

La silicona es un material muy bien tolerado y al poner un implante  en el cuerpo, el organismo lo rodea, aislándolo y así lo tolera durante mucho tiempo. Una de las complicaciones asociada a esto, es el encapsulamiento, que es cuando el cuerpo aisla la prótesis con una capa más gruesa de lo normal. Pero en general  si un implante tiene problemas podría ser por otras causas como por ejemplo una infección.

8- Cuando uno se pone un tamaño de silicona después no se puede achicar

Es mito aunque si tiene cierta dificultad, a veces es complicado porque con el pasar de los años la mama ha cambiado, se ha caído y atrofiado, por lo tanto para poner un implante más chico hay que levantarla.

9- Con una cirugía de aumento mamario se pierde la sensibilidad de la zona

El implante mamario en general no afecta la sensibilidad, sin embargo en algunos casos, cuando la prótesis es muy grande y estira mucho la piel, puede estirar también los nervios sensitivos y alterar la sensibilidad de la mama, pero en la gran mayoría de los casos esto no debería pasar. Ahora bien, inmediatamente tras la operación, puede ser que la sensibilidad disminuye un poco, sin embargo esto casi siempre suele ser temporal.

10- La prótesis conocida como “Media gota” solo se pone en casos de reconstrucción

Este implante se llama anatómico. En principio los implantes anatómicos surgieron para simular la forma de un seno sano, y usarlos en casos de reconstrucción mamaria. Pero luego gustó tanto la forma que se empezó a utilizar en cirugías netamente estéticas como una nueva alternativa a los implantes redondos.

11- Las mujeres a partir de los 50 años no pueden operarse

A partir de los 18 años cualquier mujer puede operarse independientemente de la edad que tenga. El único condicionante que importa es la salud de la paciente. Pero se dice que la edad ideal para realizarse la operación es de las mujeres jóvenes, entre 20 y 30 años, ya sea que hayan o no tenido hijos.

12- Las prótesis estallan en los aviones

Esto no es más que un mito. Las prótesis están fabricadas de un gel muy resistente que no podría explotar sobre un avión, está diseñado para poder soportar grandes presiones. Imagínate que de otra forma el viaje en avión de mujeres con implantes estaría prohibido. De hecho yo viaje a los 3 días de operada desde Córdoba, Argentina a Santiago, Chile, en avión.

13- Las prótesis dificultan los chequeos médicos

Esto no es más que una falsa creencia. Si los implantes impidieran o dificultaran la detección de tumores o cualquier problema mamario, estarían prohibidos. Lo que sí puede suceder es que las mamografías requieran de proyecciones extras para cubrir los espacios que los implantes podrían estar tapando, sin embargo estos no impiden que los exámenes se realicen correctamente.

14- Con implantes se debe aumentar los cuidados

Una mujer con prótesis mamarias no necesita ni aumentar la frecuencia, ni adelantar los exámenes médicos de rigor. Todas las mujeres a partir de una cierta edad deben realizarse los exámenes mamarios que los especialistas recomiendan. Tener prótesis no implica que estos deban ser más seguidos o realizarse desde más temprano.

15- No se podrán tapar las cicatrices

Las incisiones dejan cicatrices, y no podemos predecir cómo va a ser la nuestra. Todas las incisiones son buenas si la cicatrización es buena. Los cirujanos hacen lo que esta a su alcance para dejar suturas lo más pequeñas posibles y en lugares que disimulen. Una buena cicatriz será prácticamente invisible a largo plazo independientemente de dónde se realice la incisión.